Perspectiva del Consultor para la implementación de un SGSyS

Introducción a la Seguridad y la Salud en las organizaciones

La Seguridad y Salud en el trabajo no parece tener un principio ni un final lógico, lo cual puede disuadir a las organizaciones de adoptar un enfoque sistemático para su gestión. Al considerar el desarrollo e implementación de un Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo, muchas organización se sorprende al comprobar el elevado número de componentes de un sistema a implantar. 

En este artículo, se tratan los siguientes puntos:

  • presiones del empresario
  • beneficios de un SGSyS
  • elementos de un SGSyS
  • retorno de la Política
  • introducción de un SGSyS
  • planificación
  • programa de gestión de la seguridad
  • medidas del rendimiento y seguimiento
  • revisión de la Dirección
  • conclusión

El autor del artículo, Colin Jinete, es FIOSH RSP y Director de Seguridad, Salud y Medio Ambiente de la consultora Messam y Rider ltd. Para más información, por favor visite su página web

Marco reglamentario 

Alejándose de la ley específica de la industria, desglosando la Ley, la primera pieza significativa de legislación holística de Seguridad y Salud, se introdujo en Reino Unido con la “Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo” de 1974, que establecía un requisito legal común para todos los empleadores, independientemente de la actividad realizada. 

La ley introdujo un enfoque de visión amplia sobre seguridad y salud denominado "fijación de objetivos”, por el que se exige que los empleadores adopten un enfoque razonablemente práctico para la gestión de la seguridad y salud, decidir qué hacer y hasta que nivel llegar, en relación a sus riesgos. 

Una parte fundamental de la ley era el requisito para los empleadores de producir una política de seguridad y salud que estableciese una declaración de intenciones sobre seguridad y salud, estableciendo las funciones y responsabilidades organizativas necesarias para cumplir con la intención de poner en práctica las políticas. Esto ayudó a conseguir una reducción gradual de los accidentes de trabajo durante la década de 1970 y 1980.            

El siguiente hito importante fue el documento de orientación de SyST "Éxito en la gestión de la Seguridad y Salud" (HSG 65) en 1991. Este contenía consejos y ejemplos de buenas prácticas a adoptar por los empleadores para la gestión de  la seguridad y la saludad según los mismos criterios que otras actividades de negocio básicas. La guía proporcionaba una estructura básica común  para la gestión de la seguridad y la salud, la cual recogía: 

  • Política 
  • Organización 
  • Planificación e Implementación 
  • Seguimiento 
  • Revisión Auditoría

La adopción de las Directivas Europeas en la década de 1990 supuso el inicio del desarrollo de un mayor enfoque hacia la necesidad de implementar un SGSyS. Las Regulaciones Europeas de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, no sólo superponen muchos de los conceptos de la Ley de Seguridad y Salud, sino que también introducen un requisito más explícito entorno a la necesidad de la gestión de la seguridad y la salud. Las auditorías de riesgo formales se convirtieron en un requisito legal, al igual que las disposiciones sobre seguridad y salud, que debían incluir la planificación, organización, control y seguimiento de un sistema de HSM.  

HSG 65 sugería el contenido de cada elemento de un modelo de gestión de seguridad y salud, pero obviaba un enfoque de auditoría estructurado. Justo en esta época fue cuando los Estándares británicos publicaron una Guía de Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo conocida como “BS 8800”, precursora de la norma OHSAS 18001 de SyST. Este documento adopta la estructura de la norma ISO 14001 y los componentes de seguridad de HSG 65,  combinándolos para crear un Sistema de gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo certificable.   

Presiones del empleador

"En lo que a mí respecta, aquellos que no pueden gestionar la seguridad y la salud, no pueden dirigir. Es necesario crear una cultura de seguridad y salud positiva, que conciba el negocio más allá del cumplimiento mínimo legal", Bill Callaghan, Presidente de la Comisión de Seguridad y Salud.  

A finales de la década de 1990 se hizo más evidente la necesidad de una norma de gestión de seguridad y salud certificable, debido a la introducción de reformas, iniciativas y estrategias que incluían: 

  • Reforma Woolf de la Justicia Civil. 
  • Informe Turnbull sobre el Gobierno Corporativo. 
  • Revitalización de la Seguridad y la Salud. 

Las reformas Woolf abordaron problemas de coste, retraso y justicia de las reclamaciones de indemnización derivadas de lesiones en el trabajo. Un cambio significativo fue que, aun en caso de un empresario decida negar su responsabilidad ante una lesión producida en el lugar de trabajo, creo la necesidad de revelar la prueba documental de rechazo dentro de unos plazos estrictos. En tales casos, el empleador estaba obligado a demostrar que disponía de acuerdos en vigor para el registro de información sobre por ejemplo formación, inspecciones, mantenimiento y registros de investigación de accidentes, junto con los sistemas de almacenamiento y recuperación de la información.

Que la Bolsa de Valores adoptase el Informe Turnbull, requirió que las sociedades cotizadas del mercado de valores presentasen un plan de gestión de riesgos comerciales, incluyendo registros de desempeño de la gestión de la seguridad y salud en el trabajo. Para diseñar este plan, es necesario tener una comprensión completa del riesgo de la organización, además de la capacidad para demostrar que los sistemas de control se han establecido para eliminar, reducir o mitigar el riesgo.  

Preocupados por el nulo progreso en la reducción del número de accidentes en el trabajo durante la década de 1990,  el Gobierno introdujo en junio de 2000 una estrategia de "Revitalización de la Seguridad y la Salud". Esta Estrategia compuesta por 10 puntos y el Plan compuesto por 44 puntos, establecían la visión del Gobierno sobre seguridad y salud para los próximos 10 años, junto con los objetivos de reducción del número de accidentes y enfermedades. Para poder adoptar una estrategia de este tipo, la organización tendrá que fijarse objetivos alcanzables, con el consiguiente seguimiento y revisión acuerdos necesarios para medir el progreso.  

Aunque se han realizado importantes mejoras desde los tiempos de la legislación prescrita, el próximo paso en el cambio podría lograrse tan sólo adoptando el objetivo original de establecimiento de una visión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, junto con una Ley y Principios de Gestión del Riesgo.  

La capacidad de demostrar la gestión sistemática de la seguridad y la salud es un aspecto fundamental al considerar propuestas de futuras iniciativas, incluyendo un proyecto de ley antes de que finalice la actual sesión parlamentaria sobre “Muerte Corporativa”, una posible legislación futura sobre responsabilidad de los Directores y aumento de penas para delitos contra la seguridad y la salud en el trabajo.

Beneficios de implantar un SGSyS 

Promover los beneficios de un Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo permite a una organización maximizar el rendimiento del sistema con el fin de minimizar el riesgo de fracaso. Respecto a los SGSyS el modelo de negocio y los argumentos comerciales, suelen ser los elementos persuasores más eficaces en la Alta Dirección, lo cual fomenta la integración del SGSyS en el Plan General de Negocios.  

Accidentes, incidentes, daños colaterales y enfermedades pueden suponer una importante carga financiera para la organización. Los accidentes no sólo afectan a las víctimas, sino también al rendimiento del negocio y a la competitividad. Esto puede incluir, por ejemplo, pérdidas de producción, indemnizaciones por enfermedad, y el desvío del tiempo de gestión, además del consiguiente incumplimiento de pedidos, pérdida de confianza de los clientes, y reducción de la eficacia de los empleados.  

Debe tener también en cuenta el riesgo de reclamaciones de indemnización, que si tienen éxito, pueden afectar a las primas de seguros, además de las evidentes consecuencias de una acción coercitiva, con posibles efectos adversos en el rendimiento del negocio y la rentabilidad global de una organización.  

El éxito empresarial implica hacer las cosas bien a lo largo de todo el espectro de indicadores de desempeño, incluyendo finanzas, producción y calidad. La Seguridad y la Salud requieren que las personas hagan las cosas bien, con el equipo adecuado y siguiendo los procedimientos correctos. Por lo tanto Seguridad y Salud, y Rendimiento del negocio están inequívocamente unidos.  La implementación de un SGSyS produce beneficios a lo largo de todo el negocio, como por ejemplo mejoras en la forma de hacer las cosas. Calidad, productividad, compromiso y cultura pueden crear un ambiente de trabajo seguro. 

La capacidad de demostrar una gestión eficaz del riesgo y de la reducción del fracaso al mínimo, fortalece la reputación de negocio, proporciona oportunidades de mercado, y aumenta las probabilidades de éxito en la consecución de licitaciones y contratos en un mundo cada vez más competitivo.   

Elementos de un SGSyS

Para que un Sistema de Gestión de Seguridad y Salud tenga éxito, debe disponer de una estructura sistemática y coherente que permita cumplir los objetivos de la organización. OHSAS 18001 consta de los siguientes elementos: 
  • Política 
  • Planificación 
  • Implementación y Operaciones 
  • Comprobación y Acciones correctivas 
  • Revisión por parte de la Dirección 
  • Mejora continua 
Las similitudes con HSG 65 son bastante claras, aunque ahora se incluyen los requisitos para el elemento de la mejora continua. Sin embargo, para ser manejable, auditable y certificable, cada elemento se divide en componentes individuales del sistema: 
  • Política 
  • Planificación 
    • Auditoría de Riesgos 
    • Requisitos legales 
    • Objetivos 
  • Programa de Gestión de la Seguridad 
    • Implementación y Operaciones 
    • Estructura y Responsabilidad 
    • Formación, Conocimiento y Competencia 
    • Consulta y Comunicación 
    • Documentación
    • Control de documentos y Datos 
    • Control de operaciones 
    • Preparación ante emergencias 
  • Revisión y Acciones correctivas
    • Medida del rendimiento y Seguimiento 
    • Accidentes, Incidentes y No conformidades 
    • Registro 
    • Auditoría 
  • Revisión de la Dirección 

Política e Introducción a un SGSyS

Cuando una organización emprende la implantación de un Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo, debe existir una creencia y compromiso en el sistema a lo hora de definir los objetivos generales y el plan de negocio de la organización. Como todos los caminos nacen y llevan a la política de seguridad y salud, ésta debe ser revisada para garantizar que se centra en el compromiso ya adoptado por parte de los más altos niveles de la organización en base a una declaración de intenciones. Es probable que la política establezca entre sus objetivos un entorno libre de riesgos o la garantía de que las personas no van a resultar heridas como resultado de las actividades del lugar de trabajo. Resulta imposible cumplir con este compromiso a menos que se adopte un enfoque estructurado y medido. 

Además, el oficial superior que firma la declaración de intenciones de la política, tendrá que asegurarse del cumplimiento de la declaración y de cómo está siendo cumplida por toda la organización, así como las modalidades para su consecución. 

Introducción de un SGSyS: 

El primer paso es la realización de una revisión inicial para determinar la organización dispone de los componentes de un sistema de GSyS, en qué medida,  y si éstos son eficaces. Puede hacerse internamente, pero es recomendable buscar la ayuda de un consultor externo. 

Al elegir un consultor, es esencial asegurarse de que éste pertenece a la Institución de Seguridad y Salud en el Trabajo (IOSH), ya sea un socio corporativo,(MIOSH) u otro miembro (FIOSH). Además, el consultor debe ser un profesional de seguridad certificado (RSP), para demostrar que están en el programa de desarrollo profesional continuo (DPC). IOSH es el responsable del seguimiento de dicho programa, y supone una garantía de la actualización periódica de los consultores en materia de seguridad y salud.   

Debe comenzar con un objetivo general de desarrollo de un sistema que ayude a la consecución de los objetivos corporativos – que no se implemente únicamente para obtener la certificación. 

Medidas del Rendimiento y Seguimiento 

Deben implantarse Sistemas de Seguimiento eficaces que demuestren el cumplimiento de los objetivos.  Deben ser activos los dos, por ejemplo, inspecciones y visitas de seguridad y reacción mediante la medición de accidentes/incidentes/enfermedad, y seguidos por medidas correctoras, medidas preventivas y revisiones continuas. Las actividades de medición y seguimiento del desempeño deben ser grabadas y registradas, para estar disponibles y recuperables. Son también necesarios otros registros, tanto con fines legales (como por ejemplo inspecciones de equipos de elevación/ascensores, auditorías de riesgos, y los formularios de informes de accidentes), como de registros de las actividades internas, (como por ejemplo formación y mantenimiento). Al igual que los anteriores, deben estar disponibles y actualizados. 

Los resultados de la auditoría de riesgos y los registros de seguimiento de la seguridad, deben establecer el riesgo actual de la organización e indicaciones sobre el cumplimiento del sistema de SyS. Esto debe ser auditado internamente, en periodos regulares para garantizar que cada paso se está cumpliendo y está siendo  gestionado eficazmente, así como para preparar a la organización para una auditoría externa certificada, como por ejemplo OHSAS 18001. 

Sin embargo, HSG 65 afirma que, mientras que la auditoría es una parte esencial del sistema de SyS, no sustituye otras partes del sistema por lo que la seguridad no puede ser gestionada únicamente mediante la auditoría. Por tanto, el éxito de un sistema de SyS depende de la gestión diaria de la seguridad y la salud. 

Revisión de la Dirección

La declaración de la política de una organización establece sus objetivos generales, y supone el punto de partida para el desarrollo de un Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo. Una vez implementada la política de seguridad y salud, es necesaria una revisión continua por parte de la Alta Dirección para poder medir el desempeño y el progreso.   

Las revisiones formales deben ser registradas, y ayudan a identificará los éxitos así como los cambios necesarios para cumplir con los objetivos establecidos. Los cambios pueden ser necesarios para los objetivos políticos generales y otros elementos del sistema de SyS, como por ejemplo los recursos necesarios para la implantación del sistema con éxito. En la revisión también debe contemplarse el concepto de mejora continua, tal y como requiere la norma OHSAS 18001. 

Conclusiones 

Los objetivos de desarrollo e implantación de un sistema de SyS pueden variar, lo cual dependerá de los roles de las personas dentro de la organización. El Sistema de SyS, puede ser considerado por algunos como una parte necesaria de la cadena de suministro, para mejorar la reputación de una organización (por ejemplo, en el cumplimiento de las ofertas de subcontratación), para garantizar el cumplimiento legal,  mejorar la rentabilidad financiera de una organización, y lo más importante, para asegurar que los trabajadores no sufran enfermedades o daños derivados de la actividad laboral). 

Sin embargo, para que la implantación de un Sistema de SyS tenga éxito no puede dejarse en manos de un grupo reducido de personas, como los Consejeros de Seguridad. El sistema debe integrarse dentro de la ética de la organización y ser visible a través de toda la organización, ya que todos comprender y trabajar voluntariamente en él.   

Aunque el compromiso y los recursos son necesarios, la recompensa y la satisfacción ante la gestión eficaz de la seguridad y la salud y la seguridad de las personas, es un logro que debe ser compartido por todos los miembros de la organización.